Crítica de ‘Annabelle vuelve a casa’, a la tercera va la vencida

on

ANNABELLE-VUELVE-A-CASA-caratula-1-900x444.jpg

Y con el verano llegó el estreno en cines de una de las películas de terror más esperadas del año, o, por lo menos, más taquilleras. Se trata de ‘Annabelle vuelve a casa’, tercer spin-off del universo de ‘Expediente Warren’ centrado en la conocida muñeca diabólica que ya forma parte de nuestra familia.

La premisa es simple, Ed y Lorraine Warren están decididos a evitar que Annabelle cause más estragos, así que llevan a la muñeca poseída a la sala de objetos bajo llave que tienen en su casa. Pero una terrorífica noche Annabelle despierta a los espíritus malignos de la habitación, que se fijan en nuevos objetivos: la hija de diez años de los Warren, Judy, su niñera y una amiga de esta.

annabelle-vuelve-a-casa.jpg

El guionista de películas como ‘Annabelle’ o ‘La Monja’, Gary Dauberman, debuta tras la cámara manteniendo siempre presente el universo creado por James Wan con un trabajo notablemente por encima de la media habitual de sus predecesoras. Deja impreso un sello de autor de excelente planificación de algunas secuencias que tratan de huir del jumpscare y del susto fácil.

De hecho, tras la necesaria introducción, el film se convierte en una suerte de pasaje del terror que muestra todo un desfile de poderes sobrenaturales alrededor de las historias que forman parte de la leyenda de los Warren.

Objetos poseídos, un sangriento samurái, un estremecedor barquero y un traje de novia maldito que promete su entrega particular. Mención especial al juego de mesa ‘Feely Meely’, omnipresente en parte del metraje.

Otro de los aspectos fundamentales de su lograda ambientación y efectos visuales, que ayudan a crear la tensión y el terror que esperamos ver en una cinta de estas características, es el gran trabajo realizado por Michael Burgess en su fotografía. Tonos densos y oscuros ideales para el halo que se respira y con un juego de colores que nos deja un momento en particular de lo más brillante.

5d17d00e679ca.jpeg

Un papel que recrea con acierto la joven Mckenna Grace, quien comparte protagonismo con los roles a los que dan vida una correcta Madison Iseman y una, especialmente durante sus primeros minutos, algo irritante Katie Sarife. Al fin y al cabo, quién no tiene o ha tenido una amiga así, ¿no? Poco que añadir sobre Vera Farmiga y Patrick Wilson, breves, pero que dejan el buen sabor de boca tan habituales en la pareja. Tenemos franquicia para rato.

Nota: 7

Lo mejor: Sin duda la mejor entrega de toda la saga Annabelle que sigue alimentando el Warrenverse.

Lo peor: Tras su prometedor arranque frena en seco hasta que decide arrancar de nuevo el tren de la bruja.

767a9-butacas-rojas1

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s