Crítica de ‘Midsommar’, aquel verano de Ari Aster

608_1080_False_True_1_85__fileshare_filarkivroot_AuroraKino_Filmer_2019_07 - Juli_Midsommar_MIDSTHD_1920x1080px_jpg.jpg

Apenas un año después de sorprender a propios y extraños con su debut cinematográfico, ‘Hereditary’, una propuesta afín al género del terror pero con muchos y muy diversos elementos que trascienden de sus límites y tópicos, el neoyorquino Ari Aster vuelve a las carteleras con su nueva obra, ‘Midsommar’, que, nuevamente, no dejara indiferente a nadie.

La película nos presenta a una pareja estadounidense que no está pasando por su mejor momento y que acude con unos amigos al Midsommar, un festival de verano que se celebra cada 90 años en una aldea remota de Suecia. Lo que comienza como unas vacaciones de ensueño en un lugar en el que el sol no se pone nunca, poco a poco se convierte en una oscura pesadilla cuando los misteriosos aldeanos les invitan a participar en sus perturbadoras actividades festivas.

Y hasta aquí podemos leer sino queremos estropear demasiado la experiencia. Una suerte de folk horror que por su naturaleza puede recordar en algunos aspectos a la clásica ‘El Hombre de Mimbre’, pero que explora el lado emocional más oscuro y aterrador del ser humano como ya hiciera el cineasta en su opera prima. Juguetea con las convenciones del cine de terror con una narración impecable (aunque algo extensa en ciertos momentos) pero añade ingredientes de drama y comedia negra que le sientan francamente bien.

Aviso a navegantes. Dos. Uno, esto no es ‘Hereditary’ y más allá de cierto alma de autor presente en ambas no tiene nada que ver. Dos, no es un film fácil ni accesible para gran parte del público. Entrar en su propuesta puede ser un ejercicio complicado pero altamente gratificante si conseguimos acompañar a la atormentada protagonista y sus compañeros en la experiencia que supone este curioso, divertido, extraño y salvaje festival. Y es que hay momentos que rozan lo grotesco, incomodo y surrealista.

Florence Pugh sufre a lo largo de su desarrollo una evolución que van de lo más desgarrador de nuestro espíritu a cierta gratificación que quizás muchos no puedan comprender, y el desconcierto que sufre su pareja, interpretada por Jack Reynor, nos deja momentos visuales absolutamente brillantes. Pero no, no es fácil.

‘Midsommar’ pretende ser la película de terror con menos oscuridad de todos los tiempos, y tal vez lo consiga, pero su reveladora festividad se centra en la naturaleza, tan extraña como imprevisible, del ser humano. Necesitamos más cine diferente y valiente como éste.

Nota: 7.5

Lo mejor: Ari Aster no deja de sorprendernos y se postula como uno de los cineastas más interesantes del panorama actual. La interpretación de Florence Pugh. Visualmente impecable.

Lo peor: Algún que otro exceso narrativo y de tempo. No apta para todo el público.

af53b-butacas-rojas1

Advertisements

2 Comments Add yours

  1. ponunapeli says:

    No sé si voy a conseguir entrar en la película, pero me llama mucho la propuesta. Me parece muy original hacer una peli de miedo a plena luz del día.

    1. DiMuTDF says:

      Guste más o menos es una de esas pelis que merece la pena ver.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s