Crítica de “Alita: Ángel de Combate”, ¿Obra maestra o blockbuster fallido?

AlitaÁngeldeCombate_ES_FA3.jpg

“Alita: Ángel de combate”, dirigida por Robert Rodriguez y con James Cameron en el guión y a la producción, nos presenta la acción en un futuro apocalíptico en donde se construyeron ciudades flotantes, pero solo queda una en pie: Zalem. Allí vive la gente de bien y es casi imposible acceder a ella. Bajo la ciudad se encuentra Iron City, poblado de personas que trabajan en granjas y fábricas, que sueñan con poder subir algún día.

Ido (Christopher Waltz), un médico compasivo, rescata a un cyborg (Rosa Salazar, digjitalizada) del desguace y la repara, dandole una nueva vida. Alita no recuerda nada de su anterior vida, pero poco a poco irá recuperando pequeños recuerdos, y luchara por saber quien es, descubrir su pasado y de donde proviene.

Ido se dedica a reparar cyborgs y crear amputaciones robóticas en su viejo laboratorio, también es guerrero y lucha contra las fuerzas oscuras y corruptas de la ciudad.

El film hay diferentes historias entrelazadas, que funcionan bien individualmente pero no tanto cuando las unes. Una de las tramas principales es la historia de amor entre Alita, un androide con mente humana y Hugo, un humano. Un romance distópico convencional entre ambos que, eso sí, en algunos momentos, no terminar de convencer en exceso. Por suerte, Alita es un personaje femenino muy potente que funciona por si solo, sin necesidad de apoyarse en otros personajes, incluso sin Hugo o Ido. El diseño de la protagonista es magnífico.

A pesar de que el guión no sorprende demasiado, la película cuenta con escenas de acción espectaculares, que son sin duda alguna su gran baza, ademas de un 3D y la parte digital que están perfectamente integradas, algo poco habitual en las últimas producciones de este mismo perfil. Eso sí, inevitablemente el film esta lleno de clichés, incluidos algunos personajes demasiado lineales o algunas tramas que no terminan de aportar elementos demasiado relevantes al cómputo general de la historia.

La cinta tiene algunas similitudes con “Avatar”, no solo en el despliegue visual tan potente y vanguardista, sino también en algunas de las subtramas en las que vemos claramente reflejadas las tendencias de James Cameron.

Desde “Sin city: Una dama por la que matar” en 2014, Robert Rodriguez no ha estrenado ningún largometraje en la pantalla grande, por eso, esta adaptación de la novela gráfica de Yukito Kishiro, ha creado grandes expectativas y creara diversas opiniones entre el público.

Nota: 7

Lo mejor: las escenas de acción, los efectos especiales y el CGI que cubre a Rosa Salazar, tecnología que solo James Cameron puede conseguir.

Lo peor: no deja de ser un guión poco sorprendente con muchos estereotipos en los personajes y en sus historias.

Texto: Chris Perquer

0d4f1-butacas-rojas1

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s