Crítica de “Pesadillas 2: Noche de Halloween”, el producto hay que saber tratarlo

pesadillas2_cartelhorizontal.jpg

Me da bastante lástima ponerme a escribir este texto tan desencantado. Disfruté, y nunca mejor dicho, como un niño de la primera entrega de la adaptación de “Pesadillas”. Como fan incondicional de la literatura juvenil de R.L. Stine me encontré con una transcripción grupal que funcionaba a las mil maravillas no solo a modo de ejercicio de nostalgia, sino también como película de entretenimiento familiar y pequeño acercamiento al terror en sí misma.

Esperaba pues con ganas esta secuela que por desgracia ha resultado ser un producto anodino y disperso. Cumple su papel de película infantil y juvenil. Pero incluso como tal, su ritmo no termina de avanzar con fluidez. Y eso es lo peor que se puede decir de un trabajo de estas características donde los materiales primarios son el entretenimiento y la diversión.

Ninguna de las dos entregas busca ser mas que un subproducto de mero entretenimiento de paso. Sin embargo, las claves del mismo se plasmaron mucho mejor que en esta segunda parte que, ni tan siquiera, intenta tirar de la nostalgia haciendo referencias a la obra original de Stine más que en una sola secuencia.

Incluso Jack Black, encargado de interpretarle, tiene un papel mínimo en la película, que parece querer alejarse del concepto original para, en alguna clase de estrategia de marketing que no comprendo, posicionarse como una saga propia y no referencial.

A favor de la película: unos personajes estándar medianamente funcionales y una estructura ochentera en la que lo que prima es la aventura, por difusa que esta sea. La aparición de Jeremy Ray Taylor, al que todos conocemos por interpretar a Ben Hanscom en la reciente “IT”, ayuda también a mantener la película en esa aura de nostalgia que tanto gusta al público actual. Sin embargo bajo este manto de mera funcionalidad, yace una película que simplemente está ahí para rellenar un hueco en la cartelera.

Una especie de puente entre estrenos que no será recordado ni tiene intención de. Por lo menos es cien por cien transparente en sus intenciones. Pero también lo era la primera entrega y aquí estamos. Al menos los peques seguro que la disfrutan por nosotros.

Nota: 4

Lo mejor: la secuencia que hace referencia a los libros originales de Stine.

Lo peor: Se hace aburrida, y en este caso, eso es pecado mortal.

0d4f1-butacas-rojas1

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s