Crítica de “El Fotógrafo de Mauthausen”, ni tan bien ni tan mal

4915649.jpg-r_1280_720-f_jpg-q_x-xxyxx.jpg

“El fotógrafo de Mauthausen” nos traslada a la Austria de los años cuarenta, concretamente se centra en el campo de concentración de Mauthausen. Francesc Boix (interpretado por Mario Casas) es un preso español y comunista internado en el campo de exterminio. Boix coge el rol del fotógrafo, ocupándose de retratar, con su antigua Leica todos los crímenes escalofriantes y sucesos que se esconden.

Poco a poco (bastante poco a poco) vemos como la situación se complica al querer proteger los negativos de las fotografías que implican a altos cargos políticos. Los presos españoles se alían contra los nazis para intentar mostrar al mundo las atrocidades cometidas dentro de Mauthausen. Esta historia, basada en hechos reales fue crucial en el juicio de Nuremberg.

Excluyendo a Mario Casas, durante toda la película vemos otras caras conocidas, como Alain Hernández o Macarena Gómez (aunque aparecen más bien poco). Estos personajes secundarios son bastante lineales, no evolucionan ni emocionan al público lo suficiente, aunque sus actuaciones son correctas y en momentos sobresalen (especialmente Alain).

Por lo contrario, Mario resalta en la actuación, alejándose cada vez más de películas y actings como “Tres metros sobre el cielo” o “Tengo ganas de ti” consiguiendo así, el aplauso del público de otro tipo de registro. Sus quilos de menos y el maquillaje de la cinta, logran un buen resultado que ayuda enormemente a creer en la historia de la vida del personaje de Francesc.

La disfrutarán especialmente los fans del Holocausto nazi, ya que es bastante fiel a la realidad y muestra las vidas de los presos condenados, aunque no llega ni a la suela del zapato a otros títulos del mismo género como “La lista de Schindler” o “El niño con el pijama de rayas”.

El film, en ocasiones no consigue atrapar al público, haciendo que desconectes en diferentes momentos, seguramente por culpa del dinamismo, que a pesar de sus 110 minutos, se hace lento.

En esta ocasión Mar Targarona, se pone al mando de la dirección y la producción, aunque suele ejercer más de productora (“El orfanato”, “Los ojos de Júlia entre otros”). La directora consigue un resultado correcto, especialmente con la ambientación y la interpretación de algunos de los personajes, pero por lo contrario, el guión carece de sentido en algunas ocasiones dejando paso a algunas lagunas y repeticiones en su historia.

Nota: 6.5/10

Lo mejor: La estética bien cuidada y los escenarios 100% realistas.

Lo peor: Es bastante lineal y tiene pequeñas incongruencias en el guión.

Chris Perquer.

af53b-butacas-rojas1

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s