Crítica “READY PLAYER ONE” de Steven Spielberg

97174.jpg

Pido disculpas anticipadas, y es que con “Ready Player One” voy a recurrir a una de esas frases tan tópicas en el mundo del periodismo cinematográfico. “Vuelve el mejor Spielberg”. O por lo menos vuelve ese con el que crecimos toda una generación hace ya algunas décadas, adaptándose a los tiempos que corren. O mejor dicho, a los adolescentes de hoy.

Eso sí, no nos vamos a engañar, la película a nivel argumental no es nada del otro mundo. Según tengo entendido, tampoco lo era la novela original de Ernest Cline. Tópicos del cine de aventuras, jóvenes héroes y malvados villanos. Éstos últimos encabezados por un Ben Mendelsohn (“Rogue One: Una historia de Star Wars”) que parece haberle cogido el gusto a esto del mal. Nada nuevo.

Pero el festival visual, sonoro y de infinidad de referencias freaks sobre la cultura popular, el cine y los videojuegos, va mucho más allá del valor puramente nostálgico. Todo esta hecho con mucha clase, elegancia y, sobretodo, talento.

Los protagonistas están correctos, sin más, aunque he de reconocer que el cariño que le tengo a Olivia Cooke (“Bates Motel”) probablemente hace que la vea con mejores ojos que al resto. Más discreto Tye Sheridan (“X-Men: Apocalipsis”).

En general el mundo virtual de Oasis funciona mucho mejor que el real, pero la reflexión sobre el uso (y abuso) de las nuevas tecnologías, mundos virtuales y redes sociales, que cada vez nos despojan más de nuestra humanidad y nos alejan de la realidad, resulta acertado sin necesidad de artificios ni exceso de dramatismo. La amistad por encima de todo.

Sólo por la (magistral) secuencia homenaje al gran Kubrick y su particular visión de la novela de Stephen King de “El Resplandor”, merece la pena los 140 minutos de metraje. Quizás algo excesivos, eso sí, pero parece un mal o, mejor dicho, lastre, habitual en los blockbusters de hoy en día.

Sería injusto no destacar también esa maravillosa carrera con el mítico DeLorean de “Regreso al Futuro” a la cabeza. Pura magia cinematográfica al alcance de muy pocos. Y es que quien tuvo, retuvo.

Si a todo esto le sumamos la infinidad de guiños con personajes tan míticos de prácticamente cualquier disciplina artística que van desde Chucky (“Muñeco Diabólico”) hasta Godzilla, pasando por el Gigante de Hierro o Harley Quinn, tenemos en “Ready Player One” mucho más que un producto de entretenimiento. Tenemos una gran película.

Nota: 8.5/10

e750f-butacas-rojas1

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s