Crítica de "El Gran Gatsby": Pobre niño rico

Leonardo DiCaprio, el galán por excelencia ataca de nuevo a golpe de Ceja levantada y talonazo en El Gran Gatsby, el nuevo y despampanante show de Baz Lhurman (Moulin Rouge) que aterrizó en nuestros cines el pasado 17 de Mayo de la mano de Warner Bros.

La historia ya la conocemos de la novela así como de sus anteriores adaptaciones cinematográficas. En la alta sociedad norteamericana, llama la atención la presencia de Gatsby, un hombre misterioso e inmensamente rico, al que todos consideran un advenedizo, lo que no impide que acudan a sus fastuosas fiestas. Gatsby vive obsesionado con la idea de recuperar al amor de su juventud.

Sin embargo el talante del señor Gatsby no sirve para evitar que su historia haga aguas. Y su mas grave error es el centrarse en un enfoque erróneo, pues una historia de amor es cosa de dos. Y es que al contrario que la novela de Fitzgerald , la película opta por dejar de lado la creación del imperio y personaje de Gatsby para dar pista completa a una historia de amor que nunca llega a mostrarse reciproca por ambos costados. Con esto, y mas tratándose de una película de casi dos horas y media de duración, la acerca demasiado al abismo de la indiferencia.

Arriesga demasiado a la hora de contar con atención del espectador que no busca en ella otra cosa que entretenimiento. Y no nos engañemos, El Gran Gatsby puede resultar pesada. No debemos tampoco excedernos tampoco en la negatividad, no todo son pegas. Si de algo goza El gran Gatsby es de (como todos esperábamos y deseábamos) una buena dosis de Baz Lhurman, que al igual que hizo con el Cabaret Francés, empapa las imágenes de un exceso y pomposidad marca de la casa. Esta sobredosis le viene de perlas a la hora de mostrarnos las salvajes fiestas que el señor DiCaprio organiza con frecuencia en su gran mansión. Si a eso le añadimos un diseño visual realmente enfocado a la tecnología 3D, la combinación suena a redonda.

Sin embargo, y sin previo aviso, parece que Lhurman desaparezca en la segunda mitad del metraje, dejándonos ante un drama bastante vacío y, ¿por que no? Desgastado a estas alturas. Es una lástima, pues todo apunta en la misma dirección: el problema está en el enfoque. Por suerte, ver a DiCaprio en pantalla se está convirtiendo en un placer, y no estoy hablando en un terreno hormonal. Si bien es cierto que DiCaprio tiene un papel propio muy marcado, también es verdad que si esto es así es por que es bueno interpretándose a si mismo. Y para alguien como el señor Gatsby, tan rico como enigmático, no hay otro en el star system actual que suene a mejor elección.

Sin ser el protagonista, es evidente que aquí quien lleva la voz cantante es él, pues parece que el resto de elecciones parecen haberse regido en orden de engrandecerle a él, algo muy lícito si uno se para a reflexionar. Sin embargo es una lástima encontrarnos a una Carey Mulligan tan falta de presencia y voz propia. Al igual que pese a ser él el hilo conductor y el punto de vista, al carisma de Tobey Maguire parece pesarle demasiado una histeria que pese a ser simple, está envuelta de una manera tan densa.

En resumen: El Gran Gatsby está envuelta en el mismo envoltorio de lujos que su protagonista
(al menos en su primera hora), pero no puede presumir de despertar el mismo interés. Es una lástima, pues al final el mayor de sus pecados es que puede no cumplir su principal de sus propósitos: entretenernos. 6/10. JC.

Lo mejor: Su envoltorio.
Lo peor: No hay historia suficiente para rellenar tanto metraje.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s