Crítica de "De Mayor Quiero Ser Soldado"

Si De Mayor Quiero Ser Soldado tiene un problema demasiado evidente y que salta a la vista es que ofrece una propuesta interesante pero que cae en el error de lo excesivo en su faceta moralista, ética y sensacionalista. Y es una verdadera lástima ya que sino se hubiera caído tanto en los tópicos y se hubiera exagerado tanto el mensaje que se quiere -supongo- dar por parte de su director Christian Molina nos encontraríamos ante una película muchísimo más interesante y con la que nos podríamos identificar de forma más natural.

El mensaje de la película es una denuncia de los efectos nocivos que un exceso de televisión, información mal administrada, exceso de violencia, y brutalidad visual pueden provocar en la mente y el comportamiento de los niños una percepción errónea y distorsionada de la realidad y de la vida y el valor de ésta. El problema es que si a esto le sumamos un niño con una atención parental más que evidente, la aparición de unos nuevos hermanitos que aún la harán más pronunciada, y la mente un tanto esquizofrénica de Álex, su joven protagonista, que crea seres imaginarios que le llevan por el mal camino el resultado es demasiado extremo y surrealista como para poder identificarnos con él y la historia que nos cuentan.
A pesar de estos problemas, que afectan mucho a su conjunto, me parece una película bien hecha en su faceta más técnica y artística. Fergus Riordan (Álex) está muy bien en su interpretación nada fácil del personaje, y destaca entre estrellas como Robert Englund o Danny Glover que están correctos en sus -cortos- papeles. Ben Temple en su doble papel de bonachón astronauta y malvado militar cumple sobradamente con su cometido. Christian Molina des del punto de vista de la dirección ofrece unos planos y una manera de hacer que demuestran que nos encontramos ante un muy buen director pero que hay que pulir más lo narrativo para conseguir una buena película. Podría haber dado más de si pero se pierde en lo exagerado de su conjunto.

Lo mejor: Fergus Riordan como Álex, Ben Temple en su doble papel y algunos destellos de calidad de su director, Christian Molina.
Lo peor: El exceso de moral, ética y sensacionalismo desbordado que le resta mucha credibilidad y cercanía al conjunto. Lástima.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s